Respuesta

  Migrantes, entre ellos niños pequeños, desplazándose en Miratovac (Serbia)

Los grandes desplazamientos forzados de poblaciones constituyen actualmente una crisis mundial que requiere un esfuerzo colectivo por parte de la comunidad internacional, encabezada por los líderes mundiales. El Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, hace un llamamiento a todos para que colaboren en la definición de un camino claro a seguir guiados por el derecho internacional de los refugiados, el derecho internacional de los derechos humanos y el derecho internacional humanitario.

Un número sin precedentes de refugiados y migrantes cruzan las fronteras internacionales huyendo de los conflictos, la persecución, la pobreza y otras situaciones que ponen en peligro la vida; en respuesta a la escasez de mano de obra y personal capacitado y a cambios demográficos; y en busca de mejores oportunidades en otras partes. Sus travesías pueden estar cuajadas de peligros; los titulares nos estremecen a diario con relatos de terribles tragedias. Los que logran llegar a un destino son recibidos con frecuencia con hostilidad e intolerancia. Las comunidades de acogida que intentan prestar socorro a menudo no están en condiciones de hacerlo y se ven abrumadas por la magnitud del número de personas que llegan a su suelo. Las responsabilidades no están bien distribuidas: un número reducido de países y comunidades de acogida aceptan a un número desproporcionado de refugiados, solicitantes de asilo y migrantes.

Más allá de la pérdida de vidas, los grandes desplazamientos de poblaciones tienen consecuencias de más largo alcance para el panorama social, económico y político.

La respuesta internacional debe ser más robusta y debe basarse en la colaboración entre los diversos interesados para poder hacer frente a los grandes desplazamientos de refugiados y migrantes. El sistema de las Naciones Unidas, las organizaciones no gubernamentales y los asociados vienen trabajando para traer a la palestra la cuestión, asegurar compromisos de asistencia y fortalecer la respuesta colectiva a la crisis.

Respuesta mundial

Los desplazamientos combinados en gran escala de refugiados y migrantes afectan a todos los Estados Miembros de las Naciones Unidas y exigen una cooperación más estrecha y un reparto de responsabilidades más justo. En respuesta a ello, la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó medidas para hacer frente a la cuestión y en su decisión 70/539, una de las últimas de 2015, decidió convocar para el 19 de septiembre de 2016 una reunión plenaria de alto nivel sobre la respuesta a los grandes desplazamientos de refugiados y migrantes, y pidió al Secretario General Ban Ki-moon que preparara un informe con recomendaciones sobre la cuestión.

Ante el más alto nivel de necesidades humanitarias registrado desde la Segunda Guerra Mundial, el Secretario General de las Naciones Unidas ha dicho lo siguiente: «La crisis de los refugiados no es de números, sino de solidaridad». El 9 de mayo el Secretario General dará a conocer sus recomendaciones en un informe titulado «En condiciones de seguridad y dignidad: respuesta a los grandes desplazamientos de refugiados y migrantes».

Se viene llevando a cabo una serie de reuniones a escala mundial para crear impulso en torno a esta cuestión, entre ellas las siguientes:

  • En la Conferencia de Apoyo a Siria celebrada en Londres en febrero de 2016, los donantes se comprometieron a aportar la cifra sin precedentes de 10.000 millones de dólares para los refugiados de Siria y de la región. Habida cuenta de la magnitud de la crisis siria y su repercusión en otras naciones, cercanas y más lejanas, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) organizó en marzo de 2016 una reunión ministerial dedicada a fomentar un reparto más equitativo de responsabilidades mediante el establecimiento de vías de admisión de los refugiados sirios.
     
  • La primera Cumbre Humanitaria Mundial programada para celebrarse en Estambul los días 23 y 24 de mayo de 2016. Una de las prioridades de la Cumbre consiste en hallar medios de lograr «un enfoque mundial de la gestión del desplazamiento forzado, en particular para velar por la esperanza y dignidad de los refugiados o desplazados internos, y de apoyar a los países y comunidades de acogida».
     
  • La reunión de alto nivel de la Asamblea General de las Naciones Unidas el 19 de septiembre que unirá a los países en torno a un enfoque humanitario integral y coordinado.
     
  • Paralelamente a los actos de la Asamblea General, el 20 de septiembre de 2016 el Presidente de los Estados Unidos Barack Obama acogerá la Cumbre de Líderes sobre los Refugiados, en la que se hará un llamamiento a los gobiernos para que anuncien nuevos compromisos importantes en apoyo de los refugiados.

Averigüe más acerca del cronograma de las principales reuniones.

Objetivos de Desarrollo Sostenible

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible aprobados por los líderes mundiales en septiembre de 2015 contribuirán a movilizar esfuerzos para poner fin, de consuno, a todas las formas de la pobreza, luchar contra las desigualdades y hacer frente al cambio climático, muchas de las razones de los grandes desplazamientos de poblaciones. A fin de alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible relacionados con la migración, los refugiados y el desarrollo, los países de origen, tránsito y destino tienen la obligación de cooperar en base a una serie de principios y enfoques comunes, entre ellos la necesidad de centrarse en el vínculo entre el desarrollo, los derechos humanos y la migración y los refugiados.